Discipulado Leve

Los movimientos de discipulado necesitan de dos niveles de discipulado: intensivo y leve. Los dos son interdependientes. El discipulado intensivo debe nutrir el discipulado leve. Y viceversa. Uno no es mejor o superior al otro. Son diferentes, cada uno necesario e importante. Hay un tiempo para todo, para el discipulado intensivo y el leve. Algunas personas serán atraídas al discipulado intensivo, otros al leve. Pero todos debemos ser discípulos de Jesús. Jesús indicará para cada persona cuando será importante entrar en un ritmo intensivo y cuando mantener un ritmo más leve.

Provider:

David Kornfield

Language:

  • Spanish
  • Format:

    Word